domingo, 12 de abril de 2009

ÚLTIMO PARTE DE GUERRA DE FRANCO O EL FIN DEL SUEÑO REPUBLICANO DE HACE 70 AÑOS


"En el día de hoy, cautivo y desarmado el Ejército rojo, han alcanzado las Tropas Nacionales sus últimos objetivos militares. La guerra ha terminado. Burgos, 1º de Abril de 1939. Año de la Victoria. El Generalísimo Franco".

Esta fue la redacción final del famoso último parte de guerra, llamado "Parte de la Victoria" -del mismo modo que la última acción militar se llamó "Ofensiva de la Victoria"-, tras pasar por varias manos, en palabras del historiador Julio Aróstegui. Su primera versión, como se aprecia en la fotografía, decía: "En en día de hoy, después de haber desarmado a la totalidad del Ejército Enemigo rojo, han alcanzado las fuerzas Nacionales sus últimos objetivos militares. La guerra ha terminado". Esta primera versión se atribuye al teniente coronel Barroso y Sánchez Guerra, jefe de Operaciones del Cuartel General, según su testimonio. El propio Franco modificó algunos de sus términos, añadiendo los famosos epítetos "desarmado y cautivo" y sustituyendo "fuerzas" por "tropas" nacionales.

El texto final fue firmado por Franco, reproducido cientos de veces a ciclostil (aparato copiador que usa una tinta especial sobre una plancha gelatinosa en la que Franco marcó su firma con un punzón) y repartido a autoridades e informadores. El propio Barroso se encargó de llevar el escrito a la que había sido Radio Castilla hasta hacía unos días y ahora era Radio Nacional de España. Desde sus micrófonos, el parte fue leído a las 11 horas y 15 minutos de la noche por un locutor de voz engolada, célebre desde entonces, Fernando Fernández de Córdoba.

El contenido militar del parte es pura y rancia hagiografía. Su importancia estriba en la declaración oficial del final de la guerra y en su fuerte efecto propagandístico. Desde el principio de la sublevación, Franco y sus secuaces se habían negado a utilizar el término "República" para referirse al bando gubernamental y legítimo. De ahí que se hable de un "Ejército rojo", lo que prueba la infantil pretensión de Franco, anticomunista visceral, de haber derrotado al comunismo mundial. De otra parte, la denominación de "Año de la Victoria" era la culminación de la falaz nomenclatura de los textos oficiales del franquismo que habían venido designando como "Año Triunfal" los años 1936, 1937 y 1938.
Aunque las operaciones militares habían terminado días antes, el parte se fechó y difundió en un día que se prestaba a su fácil ubicación cronológica a efectos de su posterior conmemoración y fue el único parte de toda la guerra firmado de puño y letra de Franco.

De hecho, tras la entrada en Barcelona, el 26 de enero de 1939, el avance franquista fue ya inexorable. Continuó en territorio catalán hasta la frontera con Francia, con lo que a la República sólo le quedaba la llamada "Zona Centro" desde Madrid a la costa mediterránea (la región valenciana, Alicante, Murcia, parte de la Castilla del Sur y la zona más oriental de la región andaluza.
En febrero, sólo hubo operaciones militares menores, como Córdoba o Menorca. En marzo, la atención quedó concentrada en Madrid, donde el día 5 se produjo la rebelión del coronel Segismundo Casado, jefe del Ejército del Centro, contra el Gobierno de la República de Negrín de la que surgió la Junta de Defensa Nacional. Su descabellado intento de "negociar" una paz con Franco acabó en el estrepitoso fracaso que cabía esperar. Descartada cualquier otra opción que no fuera la rendición incondicional de la República -la cual nunca llegó a materializarse en acto oficial alguno que no fuera el intento del propio Casado-, las tropas franquistas entran en Madrid el 28 de marzo, sin encontrar resistencia.
El último acto, se produjo en el puerto de Alicante, cuando las tropas italianas al servicio de Franco impidieron a la masa de combatientes y dirigentes republicanos huir en los buques extranjeros preparados a tal efecto.

Historia de España, olvidada por muchos, repudiada por otros tantos y ni siquiera conocida para la mayoría de los españoles de menos de 35 años. Recordada, sin embargo, por algunos, que añoramos la República, con sus errores y sus aciertos. Y seguirá latente hasta un renovado y futuro "Pacto de San Sebastián".

Salud y República.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Muchas gracias Alex por recordarnos nuestra historia que es nuestra vida.

Tenemos que volver a la historia antes de que nuestros políticos actuales nos hagan olvidar el porqué de la lucha libertad y que es la libertad.

Un abrazo,

Rafael

Libertad Martínez dijo...

Gracias Alex, como siempre acertando en la explicación.
Un beso.

Eva Mª Durán dijo...

Con sus aciertos que nos quitaron y con sus errores que no nos dieron tiempo a rectificar. Muchas gracias. Álex, y feliz 14 de abril.

Nacho dijo...

Ayer, 14 de abril, hubo un acto de celebración (aprovechando la fecha) del primer año de la constitución de la asociación MHUEL (Movimiento Hacia Un Estado Laico) en Zaragoza. Entre otros, el cartel lo formaban Luis Montes (anestesista del Hospital Severo Ochoa de Leganés) o José Antonio Labordeta.
Laicos y republicanos, con ideales próximos a los nuestros. Si queréis conocerlos un poco más ésta es su web: http://www.mhuel.org/

Salud y República,

Nacho

L. Celeiro dijo...

El artículo está muy bien, es preciso, correcto e ilustrativo. Felicidades por ello.

En cuanto a la II República española, uno, desde la izquierda, puede ser aférrimo de ella, simpatizante, o incluso crítico, como es mi caso.

Lo que no se puede negar es que la República contenía unos valores éticos, constituidos en la esperazan de las masas trabajadoras y las clases medias. La República significaba muchos más en la España de los años 30 de lo que significó este sistema de gobierno en el resto del mundo.

De no ser de este modo, no podría explicarse que aquellas masas trabajadoras politizadas y "revolucionarias" que fueron reprimidas por las fuerzas del orden de la República fueran las primeras en poner el pecho delante de las balas para defenderla.

Salúd, República y revolución social!