martes, 27 de enero de 2009

EDGAR ALLAN POE O EL GENIO INFELIZ


Poeta nacido a la desgracia y desarmado frente al mundo, la vida era para Poe un mal sueño. El whisky y el opio aliviaban sus pesadillas y las deudas le devolvían a ellas. Aún hoy es recordado, más que por sus éxitos, que no fueron muchos, por las fantasías y ficciones que parió y que, al fin, acabarían celebrando su derrota.

En medio del cómodo optimismo de principios del XIX, Poe interpretó Hamlet para su propio fantasma y, a veces, es difícil separar al poeta del espectro que soñaba pájaros disecados y agitaba a las damas. Su imaginación embrujada se adelantó a su tiempo. Su lenguaje, sus versos obsesionados con la muerte hablan donde la razón no alcanza.

Influido por Byron, también desafió a la sociedad. Pero, mientras aquel contaba con su duro y aristocrático realismo, Poe luchaba ciego frente a sus fantasmas.

Cuando dejó la casa de su padrastro, comenzó a parir poemas a penique. Su espíritu enfermo no pudo crear más poesía pura y se valió de su vena periodística, naufragando en tierra de nadie, en algún punto entre el arte y el negocio, para poder seguir pagando sus vicios.

Si el poeta y el alcohol hacían mala pareja, sus relaciones con las mujeres fueron desastrosas. Complejos sentimientos incestuosos hacia su hermana y su prima, sazonados con amargas experiencias sexuales una mujer tras otra, constituyen todo su bagaje amoroso.

Los intelectuales suelen considerarse más inteligentes y sensibles que los demás mortales. La raíz del problema de Poe es que él realmente lo era. En sus relatos no da la impresión de ser un poeta frustrado obligado a ejercer de soldado, editor o escritor de libros de texto. Más parece un hombre con muchos pero difusos dones. Y sin embargo, su mente era tan extraordinaria que no tuvo más opción que ser infeliz.

Poco se puede decir ya, excepto que si Edgar Allan Poe hubiera sido mejor poeta -menos impregnado del lenguaje sentimental de su época- podría haber corrido, incluso, peor suerte en la vida. Y, a pesar de todo, es, probablemente, el escritor que más ha influido en la literatura del siglo XX.

200 años ha y sigue vivo en multitud de hijos póstumos, tomándose un trago antes del desayuno y soñando, siempre soñando.

13 comentarios:

Libertad Martínez dijo...

Pues te digo atí lo mismo que a Juan, amí Poe no me gusta mucho, alguna cosilla. Pero la verdad es que no está entre mis libros de cabecera.
Oye mira a ver porque mis comentarios no salen.
Un beso.

peregrinomundo dijo...

nada mejor que coincidir en viejos relatos infantiles. Mi debilidad es la descripción de la tormenta en la caída de la casa Usher.

En fin, adelante, con nuestros libros, antes de que la realidad nos estropee la literatura.

Suerte.

Alex de la Viuda dijo...

Ya está solucionado creo, Liber. Había activado la moderación de comentarios. Y no sé para qué, porque no la uso. Ahora ya salen.
Y me parece bien. Lo importante es que leas ("si no quieres ser como estos... lee" que dirían en "La bola de cristal"). Hay muchos autores más que Poe. Pero los que te marcan cuando niño, no los olvidas, ¿verdad Juan?
Y creo que la realidad jamás podrá con la literatura y la imaginación. Por dura que sea, siempre nos quedarán nuestros libros (y en papel, de los que huelen a algo).
Besos.

Eva Mª Durán dijo...

Siempre es necesario reivindicar a Poe, Álex, gracias. Es un ejemplo de lo trágico de la condición humana (y de la condición literaria) con el que muchos, o todos, podemos sentirmos, de alguna manera, identificados.

Toni dijo...

Querido Alex, te informo de que estoy de examenes, pero cuando acabe ire a buscarte bajo mandato de la onu
con el casco azul puesto, eso si en mision de paz JaJaja
solo queria saludarte que hace mucho que no nos vemos

Alex de la Viuda dijo...

Abrazos Eva y Toni.
Os sigo (aunque últimamente no os comente)
A tí te veo pronto, Toni. Y a Eva... algún día de estos.

Javier Cercas Rueda dijo...

En un estado de amnesia total respecto a mis lecturas universitarias, me compro, de Edhasa, el tomo de Cuentos completos y la biografía de Ackroyd.

Y me encuentro con que la vida de Poe es un desastre completo y que me aburren la mayoría de los relatos (salvo los de Dupin y alguno más). La cosa terrorífico-necrofílica-sobrenatural no me dice nada y el estilo se hace algo pesado. La mayoría de sus personajes son histriones en estado máximo de agitación. Si nos topáramos con ellos llamaríamos al manicomio o a la policía, o a los dos.

Más información en mi blog www.pasenylean.com

lenguadebrujo dijo...

Ha sido usted premiado con un premio Limonada. Pase por mi blog para recogerlo.
http://lenguadebrujo.wordpress.com/

Libertad Martínez dijo...

te digo lo mismo que lengua de brujo, si es que eres el hombre más deseado de estas tierras, jajaja.
En fin, como se que a lo mejor no lees esto, pues te lo diré por varios medios. Entra en mi blog que tienes un regalo repetido. Un besazo.

Eva Mª Durán dijo...

Álex, has sido nominado para el premio Limonada (con miel). Más detalles en mi blog. Un abrazo!

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Alex de la Viuda dijo...

La próxima vez que algún imbécil moralista de tres al cuarto desee añadir un comentario, del tipo que sea, a mi blog deberá tener la decencia de identificarse para que, al menos, todos podamos señalarle directamente como el autor de tales insensateces pseudomorales, trasnochadas, rancias, católicas, apostólicas y romanas.
Mientras tanto, no aceptaré tales comentarios en mi blog, porque en mi casa entra aquel a quien yo se lo permito. Y gentuza como tú, sólo es bienvenida en las alcantarillas de donde procede.
A todos los demás, saludos afectuosos.

Anónimo dijo...

Si, probablemente lo sea